AtrŠs
√ćcono de ubicaci√≥n

Ubicacion

Reserva de horas

Reserva de horas

+56 2 3240 5600
Inicio / Servicios y Unidades / Especialidades médicas / Traumatología Cadera Pelvis /

Displasia de Cadera

Displasia de Cadera

La displasia del desarrollo de cadera es una enfermedad que puede conducir a severo dolor y limitaci√≥n funcional. Si no se trata, inevitablemente conduce a da√Īo articular y artrosis. Dependiendo del grado de sus alteraciones anat√≥micas, esta enfermedad se puede manisfestar en la infancia, juventud o en la adultez y su cl√≠nica puede ser leve o muy severa. Es producida debido a un acet√°bulo poco profundo y falta de cobertura acetabular que produce el da√Īo de las estructuras estabilizadoras articulares y la sobrecarga articular. En una menor superfiecie de contacto, conduce con los a√Īos a da√Īo del cart√≠lago y al labrum acetabular, posteriormente puede producir una artrosis de cadera secundaria, estim√°ndose como responsable de entre el 20 y el 40% de las artrosis secundarias.

A pesar de amplios programas de screening de durante el nacimiento y la infancia, un n√ļmero sustancial de casos no son diagnosticados hasta la adultez, con una estimaci√≥n de la poblaci√≥n adulta de 0,1% en Estados Unidos. En nuestro pais se estima en 1 de cada 500 nacidos vivos, lo que determina aproximadamente alrededor de 400 casos nuevos por a√Īo.

La displasia de cadera presenta un espectro de des√≥rdenes, que pueden ir desde una cadera levemente displ√°sica, pero conc√©ntrica y estable, a una articulaci√≥n francamente luxada y severamente displ√°sica. La displasia acetabular se acompa√Īa frecuentemente de anomal√≠as del f√©mur proximal, lo cual tambien puede causar problemas articulares.

El labrum acetabular en el paciente displásico juega un rol importante como estructura soportadora de carga y soporta más carga que en pacientes con caderas normales. Este labrum hipertrófico puede ser notablemente efectivo en mantener el equilibrio mecánico y previniendo los síntomas hasta la adultez. Una vez lesionado puede producir severo dolor.

La historia natural de esta enfermedad es variable, pudiendo presentarse inestabilidad desde el nacimiento y normalizarse posteriormente, presentar alteraciones displ√°sicas que sin tratamiento pueden evolucionar a caderas normales o pacientes que cursar√°n con cambios progresivos terminando en da√Īo articular y finalmente una importante limitaci√≥n funcional. En la literatura, se ha reportado que la displasia¬† y conduce al desarrollo de artrosis de cadera entre un 25 y un 50% de los pacientes a una edad promedio de 50 a√Īos.

La presentaci√≥n cl√≠nica de la displasia en el adulto puede variar notablemente, pero cl√°sicamente el s√≠ntoma m√°s com√ļn es el dolor inguinal. El inicio de los s√≠ntomas es insidioso en el 97% de los pacientes, y un 77% de los pacientes caminan con grados variables de claudicaci√≥n, debido a la insuficiencia de los musculos abductores de la cadera.

La sospecha diagnóstica es fundamental y se cuenta con herramientas imagenológicas al alcance de todos para su confirmación o descarte. El diagnóstico de displasia se puede hacer en una radiografía de pelvis, midiendo una serie de ángulos. Ademas se utilizan radiografía de falso perfil y axial de cadera afectada.

La Tomografia Computada es un examen imagenol√≥gico complementario dada la posibilidad de reconstrucci√≥n tridimensional que permite una evaluaci√≥n m√°s precisa de la severidad de la displasia acetabular. Recientemente, la resonancia magn√©tica es una herramienta muy √ļtil para la evaluaci√≥n de enfermedad articular, rotura labral o lesi√≥n condral.

El tratamiento debe ser personalizado para cada paciente y depende de la edad, estado del cartílago articular y severidad de la displasia. Si la enfermedad es leve y asintomática, los pacientes se beneficiarán de un tratamiento conservador y de un seguimiento con radiografías seriadas. Pero si se desarrollan síntomas la derivación para cirugía debe ser precoz.

Existen alternativas quir√ļrgicas de las cuales pueden hoy beneficiarse muchos pacientes j√≥venes con displasia sintom√°tica en ausencia de artrosis de cadera, conocidos como procedimientos de preservaci√≥n de cadera tales como Artroscopia de cadera y la Osteotom√≠a periacetabular de Ganz.

Los pacientes con displasia leve y patología del labrum podrían beneficiarse de una artroscopia y reparación labral. La artroscopia es un procedimiento que puede ser utilizado complementariamente con la Osteotomia periacetabular para resolver lesiones del labrum, pero se debe evitar realizarla en casos moderados dado que no corrige las anormalidades subyacentes de la displasia acetabular.

La mayoría de los pacientes sintomáticos con displasia y sin artrosis se veran beneficiados con una Osteotomía periacetabular de Ganz. La cual, mediante una serie de osteotomias o cortes oseos alrededor del acetabulo, puede reorientarlo y correguir el deficit de cobertura acetabular. No todos los pacientes son candidatos a esta cirugia y esto dependera de su clinica y hallasgos imagenologicos.

Por ultimo, aquellos pacientes con displasia sintomática que presenten artrosis de cadera moderada o severa tienen mejor resultado clínico si se someten a un Reemplazo total de cadera.